Un Corazón Divino latiendo de Amor

Lee el Aviso Legal

Dice Jesús:
“YO SOY EL PAN VIVO BAJADO DEL CIELO”
Jn 6,51

“Te adoro con devoción,
Dios escondido oculto verdaderamente bajo estas apariencias.
A ti se somete mi corazón por completo”

Santo Tomás de Aquino

¿Qué es la adoración Eucarística Perpetua?


La adoración eucarística perpetua consiste en visitar una iglesia o capilla para adorar a Jesucristo, verdaderamente presente en el Santísimo Sacramento las 24 horas del día y los 365 días del año; nos dice Jesús “He aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo” Mt 28,20.


Nuestra hora de adoración es un espacio de tiempo que voluntariamente le damos al Señor para que Él actúe en nuestros corazones y los vaya transformando y uniendo más al suyo. Además, nuestro tiempo es lo único que es solo nuestro, de nadie más y que no podemos recuperar.
Adorar es contemplar para parecernos a Él. Adorar es ser contemplado por Jesús. Es dejar que Él pose su mirada en nosotros.

Adorar es reconocer la majestad del Señor. Es vivir el primer mandamiento. Es dejar que Dios sea Dios. Es adentrarnos en el misterio de Getsemaní. Es anticipar lo que haremos en el cielo noche y día…